Datos personales

Mi foto
todos los derechos reservados

martes, 22 de febrero de 2011

ZERA -Capítulo I-


Puedo imaginarme a Zera aquel día: se levanta cansada, muy cansada. Se peina ritualmente. Con inusual esfuerzo, recoge su larga cabellera, sedosa y brillante a pesar de todos los años transcurridos; de esos años que habían acabado coloreando cada uno de sus cabellos de riguroso blanco nieve. Sí, la imagino: está sentada. Permanece inmóvil, en actitud de escucha. No contempla: mira a través de la ventana, pero ignora el día: su tiempo sucesivo, sus figuras, su decir... Su fija mirada está puesta más allá del paisaje; más allá del vuelo de los pájaros. No percibe cómo se gastan amableme y suavemente los celestes, que se dejan atravesar por los rosas y naranjas, para acabar cediendo ante el crepúsculo del ocaso. Toda la variable realidad, todas las presencias, tan vulnerables a las pautas de las diversas luces, le son completamente ajenas.

Incluso me atrevería a afirmar que ella nunca llegó a alcanzar tal grado de abatimiento, ni estuvo jamás tan ensimismada como ese día. Ni siquiera cuando, siendo tan solo una niña, llegó a aquella inhabitada isla, después de que una gran tormenta en el mar truncara para siempre su destino, cuando las negras aguas devoraron, sin dejar rastro alguno, el barco en el que ella y sus padres viajaban. No hubo más sobrevivientes. No pudo haberlos: desde todos los puntos de la pequeña isla no se divisaban más que infinitos horizontes de calmosas aguas; visiones de un mar que, por no volver a agitarse desde entonces, hacía parecer increíble el trágico naufragio.

Pero aquella niña pronto aprendió a amar la isla que la acogió. Manjares nacían de sus árboles. Exóticos y pacíficos animales brindaban su caprichosa compañía. Las más maravillosas especies de plantas, siempre floridas, cubrían la tierra. Y fue en ese lugar, de indescriptible belleza, donde sin la compañía de ningún otro ser humano, transcurrió la mayor parte de la vida de Zera. Sin embargo, sabemos que, tan misteriosamente como después desapareció, nuestra civilización había llegado a la isla. De ello daba testimonio un castillo, cimentado en la única herida del paisaje. En su torre había una inmensa biblioteca, cuyo libro más moderno databa de febrero de 1915. Y allí, en la torre, junto a la biblioteca, en la estancia que Zera hizo suya es donde la hallamos.


                                                 V.H.Gª. Brea.

1 comentario:

Melodi, la neurona que piensa dijo...

Y ya que estoy por aquí te dejo mi blog si te gusta leer literatura personal y escribir (microrrelatos, reflexiones, poemas, relatos), debatir sobre los acontecimientos de la vida y por supuesto hacer publicidad de tu blogspot en la pestaña "Aquí tu blog" para compartir con el resto de bloggeros tus inquietudes.

http://insolitadimension.blogspot.com/

Únete si lo deseas y si no pues otra vez será. Gracias ^^

Buscar este blog